El espacio de trabajo en las oficinas ‘flexibles’

Compartir

Si bien un rendimiento intelectual óptimo ya sea profesional o formativo puede verse condicionado por factores de distinto origen (cuestiones personales, de salud, etc.), en este artículo queremos poner el foco en la adecuación del espacio de trabajo ya sea en una oficina convencional o en lo que se conoce como espacio flex o coworking.

Las exigencias del mercado y la elevada competitividad requieren, ahora más que nunca, reunir el mejor talento en plantilla y, para que esta dé lo mejor de sí, es muy necesario poder disponer de unas instalaciones con unos estándares de calidad y confortabilidad adecuados. Solo de este modo el servicio ofrecido será excelente y, además, clientes y empleados quedarán plenamente satisfechos.

Pero, ¿cómo configurar unas oficinas adecuadas a la actividad empresarial y proporcionar un espacio confortable para los empleados? Expertos con amplia trayectoria en el sector inmobiliario como es FORCADELL ofrecen asesoramiento a medida a propietarios de oficinas, así como también a compradores / arrendatarios (ya sean grandes corporaciones, pymes, autónomos o startups) para proporcionarles el espacio más adecuado para su actividad y necesidades empresariales.

Aunque la localización de las oficinas y las comunicaciones para acceder a ellas son factores importantes y con un componente de imagen corporativa y prestigio, en lo que respecta a los empleados nos detenemos en el espacio de trabajo de cada uno de los empleados. Las oficinas de última generación apuestan claramente por el open space y por espacios diáfanos, priorizando el minimalismo aunque sin descuidar ofrecer las máximas prestaciones, eficiencia energética, grandes entradas de luz natural y zonas comunes ya sean para los descansos (breaks en un office, salas de estar) o para llevar a cabo reuniones (salas) o trabajos creativos en equipo. La escasez paredes opacas convencionales en detrimento de separadores de cristal (solo en casos necesarios para garantizar espacios de confidencialidad), ya sea en oficinas corporativas o en espacios de coworking son una tendencia que lleva tiempo implantada y que ha llegado para quedarse.

El criterio para adecuar el espacio individual de trabajo, se basa, en esencia en cuestiones de sentido común. Ahora bien, el objetivo es acondicionar el espacio que se dispone aplicando la pauta en la medida de lo posible. De entrada, y antes de lo que es la mesa, es esencial disponer de una silla ergonómica que sea cómoda, se ajuste a las características del usuario e impida adoptar posturas que puedan ocasionar lesiones cervicales o de columna, entre otros. Si bien debe ser indiferente si la ubicación individual se encuentra en una sala open space, un despacho o un coworking, sí que condicionará la productividad y concentración disponer de una mesa de dimensiones proporcionadas en base al material que debe contener y al espacio que debe quedar libre.

Aspectos más de contexto pero tan importantes como el mobiliario son las entradas de luz natural, el color y forma del sistema de iluminación y el color de las paredes. Todos estos factores son esenciales para el bienestar de los empleados, ya no solo para favorecer que den lo mejor de sí en las horas de trabajo sino también y más importante aún, velar por su salud. Si el espacio de trabajo en la oficina reúne estos aspectos esenciales, cuestiones como el ruido ambiental, las conversaciones, llamadas telefónicas y demás interferencias incidirán de forma más relajada en la productividad y concentración de las personas.

Si desea conocer más acerca de los espacios coworking y recibir asesoramiento para su proyecto empresarial, póngase en contacto con los expertos asesores de Flexes, el servicio específico de FORCADELL dedicada al sector del coworking a través del teléfono 934 965 413 o el mail hola@myflexes.com.

Comenta

Contacta con el equipo de expertos en Coworking

Vanesa Franquet